¡Precio rebajado! Oxígeno activo granular Q-Oxone Ver más grande

Oxígeno activo para piscinas Q-Oxone

El oxígeno activo para piscinas Q-Oxone es un producto oxidante granular sin cloro para tratamientos de choque. Elimina los contaminantes orgánicos y las cloraminas del agua. Permite el baño 15 minutos después de su aplicación. En piscinas o spas que utilizan el bromo como desinfectante actúa como a "regenerador de bromo".

Más detalles

Este producto ya no está disponible

106,11 € (IVA incluido)

-42%

182,95 €

  • Caja 4 x 5 Kg.

Más información

El oxígeno activo para piscinas es un producto oxidante granular sin cloro para tratamientos de choque. Elimina los contaminantes orgánicos y las cloraminas del agua. Permite el baño 15 minutos después de su aplicación. En piscinas o spas que utilizan el bromo como desinfectante, este producto regenera el bromo inerte del agua y lo transforma de nuevo en bromo activo.

El oxígeno activo para piscinas Q-Oxone es un producto ideal para:

Para todo tipo de piscinas y spas.

Valor añadido del oxígeno activo para piscinas Q-Oxone:

El oxígeno activo no produce cloraminas ni origina los olores irritantes de las mismas

El oxígeno activo restituye la transparencia y cristalinidad del agua

El oxígeno activo permite el baño 15 minutos después de su aplicación

El oxígeno activo no daña las piscinas con recubrimientos de poliéster o vinilo

El oxígeno activo no aumenta los niveles de ácido cianúrico

Dosificación del oxígeno activo para piscinas Q-Oxone:

El oxígeno activo para piscina Q-Oxone puede agregarse a la piscina durante el día o la noche y permite utilizarla luego de un corto período de espera (unos 15 minutos) para permitir que la sustancia se mezcle y distribuya correctamente por toda la piscina.

No es necesario prediluir el oxígeno activo ya que es totalmente soluble en agua y lo hace rápidamente. Aplica el oxígeno activo lenta y uniformemente sobre la superficie del agua, agregando cerca de 2/3 de la dosis total en la parte más profunda de la piscina. Realiza el tratamiento con el filtro en funcionamiento para asegurar que se mezcle totalmente y que circule bien.

Dosificación del oxígeno activo en piscinas:

Semanalmente de 12 a 25g. por cada 1000 L de agua. La dosis correcta dependerá principalmente de la cantidad de bañistas.

Dosificación del oxígeno activo en spas:

Diariamente de 30 a 60g. cada 1000 L de agua.

Estas dosis son de carácter orientativo y pueden ser modificadas en función de las características propias de cada piscina, climatología, etc.

Tratamiento de choque: adicionar 10 grs. de producto por cada m3 de agua.

Es recomendable hacer un tratamiento de choque periódico y cuando se aprecie falta de transparencia en el agua. La periodicidad dependerá del nivel de uso y del volumen de agua.

Composición del oxígeno activo para piscinas Q-Oxone:

El ingrediente activo del oxígeno activo para piscinas Q-Oxone es el monopersulfato de potasio, también conocido por MPS y llamado popularmente “choque sin cloro”. También “activador de bromo”.

Composición química: Bis (peroximonosulfato)bis(sulfato) de pentapotasio: 91% y Peroxodisulfato de dipotasio: 3%

Homologado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, Dirección General de Salud Pública con el número: 10-60-0514

Cómo usar el oxígeno activo para piscinas Q-Oxone

El oxígeno activo para piscinas privadas

El oxígeno activo es el oxidante ideal para piscinas fabricadas con liner, poliéster o vinilo, o bien pintadas puesto que, a diferencia del cloro, no produce decoloraciones.

La dosis semanal aproximada para piscinas con poca actividad es de 12g. por cada 1000L de agua. La dosis debe ser mayor cuando aumente la cantidad de bañistas o después de grandes lluvias o fuertes vientos.

El oxígeno activo también es útil durante el invierno para oxidar y destruir los contaminantes orgánicos, prolongando de esta manera la acción de los desinfectantes durante el período de invernación.

El oxígeno activo para piscinas públicas

La gran afluencia de usuarios en las piscina públicas favorece la acumulación de contaminantes orgánicos en el agua.

La oxidación de shock con cloro en este tipo de piscinas tiene inconvenientes:

-       El cloro para piscinas reacciona rápidamente con muchos contaminantes produciendo compuestos combinados conocidos como cloraminas, de olor desagradable e irritantes para los bañistas y, que en algunos casos, pueden perdurar al tratamiento de shock.

-       La oxidación de choque con dicloro para piscinas eleva mucho el nivel del cloro, haciendo necesaria la decloración o el cierre al baño durante horas o días hasta que el nivel del cloro baje a niveles aptos para el baño.

En cambio, la oxidación periódica con oxígeno activo, dado que no contiene cloro, destruye los contaminantes orgánicos sin producir cloraminas ni elevar el nivel del cloro.

Es un aliado ideal en spas y piscinas cubiertas, dónde los malos olores y la irritación que producen las cloraminas se magnifican al encontrarse en un espacio cerrado.  

Generalmente, las piscinas públicas necesitan dosis más grandes de oxidante que las privadas por la mayor afluencia de bañistas. Se puede partir de la referencia de una dosis de entre 12 y 25 g de oxigeno activo por cada 1.000 litros de agua, no obstante la dosis adecuada dependerá del nivel de contaminación orgánica (bañistas, lluvia, viento,...).

El oxígeno activo para spas

El oxígeno activo es un producto ideal para oxidar la contaminación orgánica producida por los bañista en spas. Además, en aquellos spas que utilizan el bromo como a desinfectante, el oxígeno activo también cumple la función de regenerar el bromo (ver punto siguiente).

En cuanto a la dosificación, debe agregarse de 30 a 60 g por cada 1000 L de agua de oxigeno activo al agua del spa después de cada uso. De esta forma de oxida y elimina inmediatamente los deshechos introducidos por los bañistas.

El oxígeno activo para piscinas y spas que utilizan bromo

Existen diferentes formas de productos bromados: bromuro de sodio, bromo en tabletas para piscinas,... El oxígeno activo es ampliamente usado con estos productos como parte de un sistema de desinfección duplo o de dos etapas. En estos sistemas el oxígeno activo, además de oxidar los contaminantes orgánicos, también oxida o activa los iones bromuro transformándolos en bromo que rápidamente forma el ácido hipobromoso (forma activa del bromo). Luego de reaccionar con las bacterias y otros contaminantes de las aguas de piscinas y spas, el ácido hipobromoso se reduce nuevamente a ion bromuro. Los iones bromuro pueden ser activados una y otra vez, reciclando así el bromo para piscinas y spas.

1 productos más en la misma categoría:

Los clientes que compraron este producto también han comprado...